En moto por la Menorca Geológica

La Menorca Geológica

Las características geológicas singulares de Menorca Geológica tienen un interés suficientemente importante para fomentar su conocimiento y su protección. A la vez, la promoción y divulgación de los elementos geológicos pueden constituir un importante recurso hacia la sostenibilidad y el desarrollo local.

La geología corresponde a uno de los tesoros que esconde el medio natural de Menorca. La isla cuenta con un excepcional patrimonio geológico, caracterizado especialmente por una amplia variedad de elementos geológicos que destacan por la vistosidad y espectacularidad de sus formas. El paisaje del norte de la isla (Regió de Tramuntana) es completamente diferente al del sur (Regió de Migjorn) como consecuencia de sus diferentes características geológicas.

Para difundir y acercar los valores geológicos de la isla a visitantes y locales, el Consell Insular de Menorca está trabajando en un proyecto que tiene como principal objetivo contribuir al conocimiento de los elementos geológicos entre la sociedad, cuidando especialmente su conservación. Uno de los principales pasos de este proyecto consistió en la creación del Centro de Geología de Menorca ubicado en el pueblo de Ferreries, que durante el 2017 ha sido remodelado con el objetivo de mejorar su imagen moderna e innovadora. Durante este año, se ha creado el audiovisual MENORCA Geología de los colores y se ha empezado a trabajar en la edición de guías geológicas urbanas. Todo ello se ha enmarcado en la celebración en la isla durante el mes de junio de la XII Reunión Nacional de la Comisión de Patrimonio Geológico de la Sociedad Geológica de España, el principal foro de difusión de esta materia en España.

En Menorca se han realizado varios inventarios de Lugares de Interés Geológico, pero con una considerable falta de consenso. En 2016, la Agencia Menorca Reserva de Biosfera puso en marcha un proyecto que contó con la colaboración y participación de numerosos expertos de diversas instituciones y entidades baleares, que han conducido a la elaboración del Inventario de lugares de interés geológico de la Reserva de Biosfera de Menorca mediante el consenso de los actores implicados. Este inventario lo forman 35 localidades que constituyen lugares de gran relevancia para interpretar y reconocer la valiosa geología insular. ¿Alquilamos una moto y los recorremos?

Albufera des Grau

La Albufera del Grau corresponde a una laguna alargada situada sobre terrenos impermeables del Paleozoico y separada del mar por un sistema de dunas. El sector oriental de la cuenca se sitúa sobre terrenos permeables que forman parte de un acuífero con rocas del Jurásico.

Alcalfar – s’Algar

El área costera que incluye la zona de S’Algar-Alcalfar corresponde a un importante yacimiento fosilífero muy deteriorado por el expolio. A la vez, representa un interesante ejemplo para el conocimiento y estudio de las unidades intermedia y superior del Mioceno menorquín.

Bajolí – Pont d’en Gil

Desde el Cap de Menorca hasta las antiguas instalaciones militares situadas en una colina, se localiza un corte que muestra el contacto entre el zócalo Jurásico y el Mioceno. Cala Cigonya es limitada en su flanco meridional por la Punta des Pont d’en Gil donde destaca un arco natural en calcarenitas del Mioceno formado por las fracturas que afectan a estas rocas.

Barranc d’Algendar

El barranco d’Algendar representa uno de los puntos más característicos y singulares de Menorca. Nace en la Región de Tramuntana, está constituido por profundos cañones fluviales, con paredes casi verticales cortadas en el marés del Mioceno y desniveles cercanos al centenar de metros. En sus acantilados hay que considerar la presencia de importantes cavidades como son la Cova d’en Curt, la Cova de ses Abelles o la Cova Murada.

Barranc de Trebalúger

El barranco de Trebalúger tiene su origen en los relieves de la región de Tramuntana. Está constituido por profundos cañones fluviales, con paredes casi verticales que cortan las rocas calcáreas de la región de Migjorn. Como el de Algendar presenta un caudal todo el año, por el hecho de alimentarse, además de por las aguas pluviales, por varias fuentes que surgen en el interior de los barrancos.

Binidalí

El principal interés geológico de la cala de Binidalí se debe a una gran e insólita concentración de fósiles de nódulos de algas (rodólitos) y pequeños fragmentos derivados de su destrucción.

Biniguardó

Espectaculares formas resultantes de la erosión eólica en areniscas masivas rojas del Triásico inferior, con estratificaciones cruzadas bien conservadas y formas de erosión en nido de abeja y “taffoni” especialmente en las laderas encaradas al norte.

Binimel·là y Pregonda

Esta zona representa uno de los lugares de mayor complejidad e interés geológico de Menorca. Esta área está constituida por materiales del Paleozoico, con una gran variabilidad de rocas, que han sido sedimentadas en varias ocasiones. También se localizan rocas del Pérmico que cabalgan a las anteriores, con un espectacular afloramiento en Cala Morts, así como también dunas del Cuaternario con espectaculares laminaciones cruzadas.

Cala Blanca – cap d’Artrutx

El tramo de acantilados situados entre Cala Blanca y el Cap d’Artrutx corresponde a un buen ejemplo para la observación y el reconocimiento de la unidad superior del Mioceno de Menorca.

Cala en Blanes – Sa Farola

El tramo de costa comprendido entre Cala en Blanes y el puerto de Ciutadella se caracteriza por el afloramiento, con gran detalle y calidad, de las rocas calizas de la unidad superior del Mioceno superior.

Cala en Turqueta – Cala Galdana

El desarrollo de calas en lugares donde desembocan torrentes es un rasgo característico de la costa meridional de Menorca. Sus formas dependen de varios factores como son la geometría del cauce, el número de torrentes que desembocan en el punto o la intensidad de los procesos erosivos que modelan la cala.

Cala Morell

Los espectaculares conglomerados del Mioceno de cala Morell fueron transportados por torrentes de poca longitud y gran pendiente en momentos de fuertes tormentas. Este sitio de interés también destaca porque permite visualizar el contacto entre las dos regiones geológicas en que se divide la isla, Tramuntana y Migjorn.

Cala Sant Esteve

En los acantilados de Cala Sant Esteve se pueden reconocer concreciones calcáreas, que aunque son muy habituales en las rocas del Mioceno en Menorca, son especialmente interesantes y espectaculares las que ocupan la localidad de interés.

Canutells – Cala en Porter

Desde Canutells a Cala Llucalari se identifica una potente duna afectada por una intensa explotación antrópica que permite observar sus características y al mismo tiempo acelera su erosión. Es especialmente espectacular el afloramiento del Racó des Suros donde se habilitó una escalera (también recibe el nombre de Racó de s’Escaleta) para su acceso.

Cap de Cavalleria

El Cap de Cavalleria, situado en el extremo norte de Menorca, está constituido por calizas dolomíticas del Jurásico, que dan lugar a imponentes acantilados, sobre los que se depositan dunas del Cuaternario. Entre la Punta des Barnís y Cala Torta se encuentran algunos de los ejemplos más interesantes para el estudio de las rocas del Jurásico menorquín.

Cap de Favàritx

Corresponde a un área singular por la calidad de los afloramientos. El origen de estas rocas está asociado a aludes de corrientes cargadas de sedimentos, que llegaban hasta el fondo del mar y se depositaban dando lugar a estratos de conglomerados, areniscas y lloselles. En Faváritx en estas últimas rocas se localizan muy frecuentemente trazas fósiles.

Cap des Redoble y Macar de sa Llosa

Los terrenos del Macar de sa Llosa se relacionan con una fosa tectónica, es decir, una depresión limitada por fallas, rellenada por conglomerados y brechas dolomíticas y calizas del Oligoceno superior – Mioceno inferior. En el Cap des Redoble, al norte de la fosa, localizamos uno de los pocos afloramientos del Cretácico en Menorca.

Cap y Mola de Fornells y cueva de na Polida

Las rocas dolomíticas y calizas del Jurásico y el Cretácico que forman el Cap de Fornells y la Mola de Fornells se caracterizan porque presentan una intensa y variada erosión kárstica y una interesante serie estratigráfica. Uno de los ejemplos más representativos y conocidos de esta erosión es la cueva de na Polida.

Carretera Me-16

Estructuras de la deformación alpina que afectan afloramientos del Devónico, Carbonífero, Pérmico y Triásico, en el tramo de la carretera Me-16 comprendido entre el cruce de esta carretera con el Camino de Biniguarda y el contacto entre el Carbonífero y el Triásico, cerca del lloc de Ses Fonts Redones de Baix.

Cueva C2 ??de Punta Nati

Yacimiento más importante de Myotragus Balearicus del Pleistoceno superior de todos los que se conocen en Menorca, de donde fueron exhumados 1.762 huesos que corresponderían a un mínimo de 44 individuos.

Cueva de s’Aigo de Son Boter

La mayoría de cuevas de Menorca presentan recorridos subterráneos inferior al kilómetro, en cambio, la cueva de s’Aigo de Son Boter o fuente de sa Vall, representa una notable excepción, ya que alcanza los seis kilómetros de desarrollo horizontal, siendo la cueva explorada más extensa de Menorca.

Cuevas de cala Blanca

Conjunto de cuevas (de s’Aigo, Na Megaré, des Màrmol, de sa Tauleta y des Caramells) ubicadas en el paraje de Paralleta en la urbanización de Cala Blanca. Presentan potentes pisos estalagmíticos y bellas formas que rellenan las cavidades, además de acumulaciones de arcillas rojas que han rellenado algunos conductos de disolución y recubierto parte del pavimento de algunas zonas. Actualmente están siendo estudiadas para desarrollar un proyecto para abrirlas al público.

El Pilar y Algaiarens

En el tramo costero comprendido entre la cala del Pilar y Algairens se encuentra uno de los mejores ejemplos para la observación de las rocas rojas del Permotriásico menorquín. A la vez, en cala Carbó se localiza uno de los mejores puntos para la observación de la transición entre el Paleozoico y el Mesozoico. Esta zona también representa un punto interesante para entender diversos aspectos geológicos como son la dinámica de costa (macars), las mineralizaciones de cobre (mina de Alfurinet) o las rocas volcánicas intrusivas (dique del Anticrist y de Punta Roja).

El Toro

La montaña del Toro representa el punto más importante y útil para la lectura geológica del paisaje menorquín. A la vez, también permite el reconocimiento de la serie triásica menorquina. Su interés también recae en la presencia de unas canteras abandonadas que explotaban unas calizas conocidas como piedra del Toro y que son abundantes en fósiles de Daonella (almejas).

Es Murtar – Sa Mesquida

En la cala de Es Murtar cabe destacar una roca constituida por gran masa de colada fangosa superior a los 10 m de potencia, formada por grandes bloques de turbiditas y cantos de hasta 20 cm de diámetro de cuarzo y varios tipos de rocas. En la cala de Sa Mesquida cabe destacar el cerro del Pa Gros, constituido fundamentalmente por niveles de conglomerados y areniscas gruesas con ausencia de matriz, separados entre sí por superficies erosivas y con presencia de estructuras internas y de carga.

Fornells

Bioturbación figurativa de Nereites sp muy bien conservada en taludes de areniscas y lloselles del Devónico.

Illa d’en Colom

El interés mineralógico y minero de Menorca es escaso. Sin embargo, existen varios indicios de intentos de explotaciones mineras repartidas especialmente por la zona de Tramuntana. Uno se localiza en la illa d’en Colom, donde se encuentran mineralizaciones de cobre, hierro y zinc.

Pedrera de Santa Ponça

Situada en el barranco des Rellotge, corresponde a una cantera inactiva de cantos de unos 3.000 m2 de superficie, que se empezó a explotar a mediados del siglo XIX hasta principios de los años 70. En 1999 la comisión de patrimonio histórico de Menorca inició el expediente de declaración de Bien de Interés Cultural de Santa Ponça como monumento, que llegó en el año 2000.

Pedreres de s’Hostal

Son una de las canteras donde se puede observar con mayor claridad la evolución de las técnicas de los canteros. Presenta por un lado un paisaje resultado de la extracción mecánica, de grandes dimensiones y cúbica geometría, y, por la otra, antiguas canteras de extracción manual, así como también de subterráneas. En las paredes de las canteras se identifican abundantes restos fósiles (especialmente equinoideos), bioturbación y estructuras relacionadas con espeleotemas.

Peña del Indio

Corresponde a un monolito de areniscas del Triásico con unas formas erosivas muy características que recuerdan el perfil de un indio americano y que son consecuencia del desgaste provocado por el viento de Tramuntana sobre la roca.

Port d’Addaia – Capell de Ferro

El puerto de Addaia corresponde a una estrecha bahía que se ha excavado en el contacto entre los materiales jurásicos y la serie infrayacente predominantemente del Permotrías. Los materiales paleozoicos afloran en la punta de Mongofra, donde destaca un espectacular pliegue tumbado en la zona dels Armaris. En la parte occidental de la bahía destaca la gran abundancia de afloramientos de masas de travertinos que hacen pensar en la existencia de fuentes, en un clima más lluvioso que el actual, y hoy desaparecidas. Muy cercanas a las salinas cabe destacar los afloramientos del Capell de Ferro: areniscas masivas con un magnífica estratificación cruzada a gran escala y formas de erosión en “nido de abeja”.

Port de Maó y la Mola

El puerto de Maó presenta dos orillas geológicamente diferentes constituidas por rocas del Paleozoico al norte y del Mioceno al sur. También resultan de interés las islas del puerto, que se caracterizan por el contenido fosilífero y porque muestran interesantes cortes de la serie geológica. En la península de la Mola se puede observar el contacto entre los materiales del Paleozoico y del Mioceno. En la parte más alta de la península se pueden reconocer dunas del Cuaternario con restos fósiles.

S’Arenal d’en Castell

Esta cala concentra rocas calizas y dolomías del Triásico intensamente replegadas, y con nódulos de sílex y restos fósiles, entre las que destacan unas almejas llamadas Daonella. Frecuentemente estas rocas muestran un aspecto bastante curioso debido a la acción de organismos que removian la roca cuando era un sedimento (bioturbación).

Tirant – Macar Gran

Entre las calas de Tirant y del Macar Gran se encuentran los sedimentos más antiguos de las Islas Baleares, fuertemente plegados y fracturados, y probablemente asociados a la orogenia Herciniana. La presencia de fósiles de graptolites en lloselles permitieron datar estas rocas como de finales del Silúrico-principios del Devónico.

Tramo costero Tirant – Fornells

Dunas del Pleistoceno superior que constituyen la totalidad de esta costa formando pequeños acantilados y plataformas rocosas de anchura variable y cortados por numerosos cursos fluviales.

DESCÁRGATE AQUÍ EL INVENTARIO DE LUGARES DE INTERÉS GEOLÓGICO DE LA RESERVA DE BIOSFERA DE MENORCA

¿Te lo vas a perder? MenorcaMotosRent

Además el centro de Geología de Menorca nos ha preparado un mapa con diferentes itinerarios para explorar, alquila una moto y recorrelos!
MAPA DE ITINERARIOS