¿Por qué viajar a Menorca en Semana Santa?

1. No hay aglomeraciones así que es un momento del año ideal para visitar las calas más recónditas a las que podrás acceder en moto y sentir el silencio y su naturaleza salvaje.

2. No hace calor por lo que puedes caminar durante horas por el camí de cavalls y disfrutar del paisaje interior de la isla.

3. Es mucho más barato. Los hoteles acaban de abrir con lo que tienen unos precios razonables, así como los alquileres vacacionales.

4. La gente es más amable. Los restaurantes y tiendas empiezan la temporada después de un merecido descanso de la temporada anterior. La gente es mucho más amable en esta época del año ya que están frescos y con ganas de que lleguen los turistas.

5. Es un buen momento para hacer turismo gastronómico. Entre todos los platos, destaca por su popularidad la caldereta de langosta, aunque también se pueden degustar otros pescados autóctonos por precios más módicos. El queso es otro de los productos más típicos. Desde 1985 cuenta con una denominación de origen, Queso Mahón-Menorca, y está protegido por un consejo regulador. También existe una gran variedad de embutidos, entre los que destaca por su tradición la “sobrassada”, elaborada con carne de cerdo condimentada con sal, pimentón y pimienta negra.

6. Cenar en algún lugar con encanto sin tener que reservar y tomar una copa después de haber estado todo el día de excursión en moto, no tiene precio.